Conferencias - Ciencia - Arte - Literatura - Noticias - Unase
Inglés - Inicio

Literatura

Artículos especiales

El sinarquismo encubre terrorismo 'hispano'

por Dennis Small

En una reunión celebrada en Madrid el 16 y 17 de noviembre de 2002, se puso en marcha en el continente europeo un aparato fascista internacional refaccionado, con importantes extensiones en Argentina, México y Venezuela, como cabezas de playa para las Américas. Coauspiciaron la reunión Falange Española y una organización aliada, Fuerza Nueva, de Blas Piñar, ex compinche del generalísimo Francisco Franco y principal fascista de España en la actualidad.

Según informes publicados por Falange Española, la conferencia atrajo delegaciones oficiales de una colección muy importante de grupos correligionarios internacionales, quienes pronunciaron discursos y participaron activamente en las deliberaciones. Entre ellas destacan:

Forza Nuova de Italia, una agrupación de neofascistas zombies, pero peligrosos, y "ex" simpatizantes terroristas de los 1970–1980, cuando Italia fue sacudida por hechos como el asesinato de Aldo Moro en 1978 y el sangriento bombazo de 1980 en la estación de ferrocarril de Bolonia. Uno de los oradores destacados del cónclave madrileño fue Roberto Fiore, secretario nacional de Forza Nuova, acusado en su momento por las autoridades italianas de haber participado en el bombazo de Bolonia.

Front National (Frente Nacional), de Francia, el partido racista y xenófobo de Jean–Marie le Pen, que registró un importante avance en las últimas elecciones nacionales francesas. Thibault de la Tocnaye, del Comité Político del Frente Nacional, fue uno de los oradores en la reunión de Madrid.

Partido Demócrata Nacional de Alemania (NPD), un grupo de extremistas de derecha que colaboran estrechamente con grupos neonazis, y cuyo secretario nacional Udo Voigt es participante frecuente en reuniones falangistas en España.

Partido Nacional de Portugal.

Final Conflict-Third Position (Conflicto Final-Tercera Posición), de Gran Bretaña, camada de orates que publican una revista tanto en inglés como en rumano; esto último por sus vínculos con el grupo rumano Guardia de Hierro, cuyo líder histórico, el antisemita abiertamente pro nazi Corneliu Codreanu, fue asesinado en 1938 (la página de internet de Conflicto Final gentilmente ofrece vínculo a otra página de internet que promueve al medioeval conde Drácula y su castillo en Rumania).

Partido Popular por la Reconstrucción (PPR), de Argentina, encabezado por el ex capitán del Ejército Gustavo Breide Obeid, con extensos vínculos a redes católicas derechistas que entroncan con el terrorismo de izquierda-derecha que asoló a Argentina igual que a Italia en los 1960–1970. Breide fue compañero de prisión del coronel Mohamed Alí Seineldín, héroe de la guerra de las Malvinas, por buena parte de los 1990. Breide y el PPR se asocian de cuando en cuando con Seineldín, quien tiene su propio ideario político, que podría ser distinto al de Breide y demás.

'Antiimperialistas' por un nuevo Imperio Romano

Hay tres características decisivas que deben señalarse en torno a esta fuerza fascista emergente.

En primer lugar, Lyndon LaRouche ha señalado que no hay que dejarse distraer por el hecho de que esta red se compone principalmente de pesos ligeros y chusma política desechable. Sí son eso, pero también son siervos fieles del aparato sinarquista internacional desplegado por la oligarquía financiera, cuyo objetivo es establecer una nueva versión global del Imperio Romano.


Mítin de la Falange española en España

El fin expreso de la red de Madrid es establecer un bloque fascista de alcance europeo. En palabras de la sucursal universitaria de Falange Española, el Sindicato Español Universitario, ensalzando la alianza íntima entre la Falange y Forza Nuova, de Italia: "Los lazos de unión entre nuestras dos organizaciones se estrechan cada vez más y seguro que será el germen de ese Frente Europeo que agrupará a los social–patriotas en contra de esta Europa de mercaderes y globalización".

El programa de los grupos reunidos en Madrid es una mezcla populista de ataques a la globalización, el Fondo Monetario Internacional y la "usura" en general; diatribas racistas contra los inmigrantes modernos que "inundan nuestros países y además huelen mal", como tan delicadamente lo expresa Blas Piñar; y denuncias del imperialismo y la guerra estadounidense en Iraq.

Toda esta retórica va entretejida con un llamado al retorno a los llamados "valores católicos tradicionales" del feudalismo de la Edad Media, cuando la gente aceptaba su lugar en la vida, y antes de que los corrompiera la "deificación" del hombre en el Renacimiento, que se atrevió a promover las capacidades creativas del hombre en tanto aquello que le hace "a imagen viva de Dios".

En materia de imperio, el filósofo argentino Alberto Buela —quien hace parte de las llamadas redes "nacionalistas católicas" tras el PPR de Breide, que organizaron un seminario en Córdoba, Argentina, en julio de 2002, donde hablaron Buela y Jorge García–Contell, enviado de Falange Española— presenta el argumento en forma muy reveladora, En un artículo de 2002 titulado "El eón en Schmitt y De Anquin", Buela —especialista en Heidegger, Hegel y Aristóteles, tres de los filósofos favoritos del sinarquismo— cita favorablemente al influyente jurista nazi Carl Schmitt, destacado personaje sinarquista de mediados del siglo veinte:

" 'Imperio significa en este contexto la fuerza histórica que es capaz de detener la aparición del anticristo y el fin del eón presente', [escribe Schmitt en] El Nomos de la Tierra. 'Únicamente el Imperio Romano y su prolongación cristiana explican la persistencia del eón y su conservación frente al poder avasallador del mal' ".

El segundo punto clave sobre las cuadrillas fascistas asesinas que están agrupando Piñar y la Falange, es que abarcan fuerzas terroristas que no son exclusivamnte de derecha, sino que incluyen también sus imágenes reflejas de izquierda. . . también manejadas por los sinarquistas. Esto se ve claramente en los casos de Argentina e Italia, adonde están reviviendo ahora las redes terroristas de izquierda–derecha de los sesenta, setenta y ochenta.

El tercer rasgo que LaRouche señaló sobre las redes de Madrid, y quizá el más significativo, son sus conexiones en vivo con Iberoamérica. Ellas abarcan Argentina y Venezuela, como lo detallamos más adelante, y también México, donde observamos la mano directa del sinarquismo. Por ejemplo, el sitio de internet de Falange Española tiene una página de enlaces con grupos sinarquistas filiales por todo el mundo, y ahí han incluido el caso especial de la Unión Nacional Sinarquista de México, que, según explican, "es una organización singular y, aunque tampoco ésta pudiera ser llamada falangista, sus similitudes la hacen meritoria de ser nombrada aquí".

Este es el aparato que han puesto en marcha, armado de retórica populista antiamericana, al que acaso podría achacarse una nueva ola de "terrorismo hispano" en los Estados Unidos, de forma parecida a como se culpó a al Qáeda por los actos terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Blas Piñar y sus aliados falangistas

Tanto Piñar como Falange Española han tenido por décadas la tarea de reclutar fascistas en Iberoamérica. Piñar es famoso por haberlo nombrado Francisco Franco concejal nacional de su movimiento y fiscal ante las cortes españolas, y más por desplegar cuadrillas franquistas en los 1970. De 1957 a 1962 Piñar encabezó también el Instituto de Cultura Hispánica, que durante ese período se concentró en otorgar becas a iberoamericanos para que pudiesen estudiar en universidades españolas.

En 1966 Piñar organizó la editorial Fuerza Nueva y la revista del mismo nombre, que con los años pasó a convertirse en foro favorito de los fascistas de toda Europa que se refugiaron en España después de la Segunda Guerra Mundial. Figuraban entre ellos Horia Sima, segundo al mando de la notoria Guardia de Hierro rumana, y León Degrelle, fundador del rexismo, movimiento pro nazi belga. Ambos grupos enviaron miles de combatientes a pelear junto a las tropas de Hitler en el frente oriental durante la Segunda Guerra Mundial, como lo hicieron los voluntarios de Franco. Esto los encariñó con Piñar.

Falange Española, por su parte, fue una de las principales fachadas que usó Hitler para organizar fuerzas pro nazis en Iberoamérica en los 1930–1940. Fue fundada en 1933 bajo la guía y orientación de José Antonio Primo de Rivera, que fue ejecutado en 1938, durante la guerra Civil española. José Antonio (como se le conoce popularmente) pronto se convirtió prácticamente en un santo de los fascistas por todo el mundo, sin que se reparara mucho en el hecho de que había sido muy buen amigo de sir Samuel Hoare, por un tiempo embajador británico en Madrid.

En la actualidad el sitio de internet de Falange Española ostenta vínculos con organizaciones hermanas en las Américas: Falange Venezolana, Falange Cubana, Falange Socialista Boliviana, el Movimiento Nacional Sindicalista chileno, el PPR de Argentina, la UNS de México, Falange Boricua en Puerto Rico, y el Partido Falangista Americano.

Este último es un grupo estadounidense cuyo nivel intelectual se aprecia de la mejor manera, quizá en un artículo publicado en su revista Phalanx, titulado "Caníbales comunistas comen pigmeos". Pero no hay que descartarlos muy fácilmente; tienen vínculos importantes con organizaciones tipo milicia, anti–establishment, en los Estados Unidos, y con la Fundación Nacional Cubano Americana (Cuban-American National Foundation, CANF), con sede en Miami, organización multimillonaria íntimamente conectada con gente como Joe Lieberman, precandidato presidencial y senador demócrata por el estado de Connecticut, y otros peones estadounidenses de los sinarquistas.

Falange Española reconoce tener actualmente no más de mil miembros, y obtuvo 25.000 votos en las más recientes elecciones. Por tanto ha tomado la iniciativa de establecer una alianza organizativa formal con la Fuerza Nueva de Blas Piñar, a ser anunciada muy pronto con el nombre de Frente Español.

Después de la ya mencionada reunión de noviembre de 2002 que los juntó, Fuerza Nueva y Falange Española auspiciaron una reunión de seguimiento en Madrid el 26 de enero de 2003, a la que habrían acudido unos 3.000. Asistieron, una vez más, "los queridos amigos y camaradas italianos y alemanes de Forza Nuova y del NPD, Roberto Fiore y Udo Voigt, del Front National Francés. . . [y] las delegaciones patrióticas de Portugal, Polonia y Bulgaria".

De Iberoamérica se leyó un mensaje de solidaridad del ex candidato presidencial Alejandro Peña, actualmente líder del Bloque Democrático de ese país. Y el PPR argentino envió una misiva, saludando el cónclave "con gran alegría", pero "lamentablemente. . . no podremos estar personalmente con ustedes" en esta ocasión.

La conexión argentina

El PPR de Breide ha estado muy activo últimamente en los medios fascistas europeos que revolotean en torno a Blas Piñar y sus aliados falangistas. En la misma reunión de noviembre de 2002 en Madrid a la que acudió la delegación del PPR, Breide se reunió también con Le Pen, del Front Nacional francés, y con Roberto Fiore, de Forza Nuova, según boletines de prensa del PPR e informes de Forza Nuova que proclaman a los cuatro vientos "la sólida relación basada en sus comunes ideales y perspectivas políticas comunes" compartida por Forza Nuova y el PPR.

Breide, junto con Norberto Narezo y Carlos Ronco, otros líderes del PPR, habló de la destrucción de la economía argentina a manos del FMI, en ruedas de prensa realizadas en Milán, Roma, Turín y Boloña, "reuniones organizadas con la Forza Nuova local", según relación de un participante italiano. La conexión italiana de Breide es lo suficientemente fuerte como para que lo invitaran de nuevo el 5 de febrero de 2003, a la Universidad de Trento, donde pronunció un discurso sobre la crisis económica argentina.

Hay conexiones argentinas más amplias con la operación de Piñar y la Falange, en las que juegan ciertos medios católicos derechistas que datan desde la importante influencia que tuvo en la posguerra el padre Julio Meinvielle. Meinvielle, quien tiene reputación en Argentina de ser un brillante filósofo "católico nacionalista" en la tradición de santo Tomás de Aquino, era un antisemita expreso, defensor de la Inquisición, y estridentemente antiamericano, quien equiparaba falsamente las revoluciones americana y francesa, y revolvía en un mismo caldo a los Estados Unidos y Gran Bretaña, en tanto enemigo "anglosajón" común a ser derrotado. Es más, el muy venerado padre Meinvielle resulta ser, con todo, un pensador realmente superficial, como lo ilustran sus tristes intentos de refutar al cardenal Nicolás de Cusa y a Godofredo Leibniz, ¡basado en citas de fuentes secundarias! Por lo visto Meinvielle nunca se tomó el trabajo de leer las obras de Cusa y Leibniz que tanto pretendía desacreditar.

En 2001 un nido de seguidores de Meinvielle lanzó la revista Maritornes: Cuadernos de Hispanidad. En la dirección de Maritornes, publicada en Argentina, aparece el ubicuo Blas Piñar (ver Documentación). La presentación de la revista en Madrid en noviembre de 2001 fue auspiciada, entre otros, por Juventudes Tradicionalistas de España, grupo que plantea que: "Los carlistas debemos. . . relanzar la visión católica de la Hispanidad. . . oponernos al fundamentalismo económico monetarista [. . . y] coordinar los movimientos contrarrevolucionarios de todo el mundo: hay que `globalizar' la Contrarrevolución".

De una camada anterior de seguidores de Meinvielle, incluido el padre Alberto Ezcurra Uriburu, quien dirigía un seminario lefebvrista en la provincia argentina de Paraná, surgió, en 1957, el infame grupo Tacuara, basado explícitamente en la Falange Española. Sus héroes eran José Antonio Primo de Rivera y Benito Mussolini. Luego Tacuara llegó a conocerse indistintamente como la Guardia de Hierro, en honor de los fascistas rumanos del mismo nombre en los años treinta.

Tras la Revolución Cubana de 1959, Tacuara empezó a escindirse entre los seguidores derechistas de Ezcurra, y el bando pro cubano, cada vez más izquierdista, de "Joe" Baxter, sospechoso emigrado yugoslavo que había viajado por España, Argelia, Angola, Egipto y Vietnam del Norte. En allanamientos policiales de los escondites de Tacuara se hallaron, lado a lado, libros de Santo Tomás de Aquino, el fascista, monarquista y derechista católico francés Charles Maurras, ¡y el Che Guevara!

A principios de los 1960 Tacuara se dividió en dos. El grupo izquierdista de Baxter pasó a constituirse en el grupo guerrillero peronista Montoneros, protagonista central del terrorismo argentino de los 1960-1970. Y el ala derecha de Tacuara pasó a librar sangriento contraterrorismo contra sus anteriores aliados y otros izquierdistas. Esta operación sinarquista conjunta hundió a Argentina en décadas de "guerra sucia", de las que el país aún no acaba de recuperarse.

Sigue Venezuela

Ahora Venezuela se encamina hacia la misma clase de guerra civil que experimentó Argentina en los 1970, cuando el sinarquismo dominaba ambos lados del conflicto. En la tragedia que actualmente se desarrolla, el presidente Hugo Chávez y sus partidarios desempeñan el papel de los jacobinos revolucionarios "de izquierda", quienes citan como justificación de sus acciones, curiosamente, al jurista nazi Carl Schmitt.

La oposición "de derecha", por su parte, tiene vínculos extensos a los gallinazis de Cheney en Washington, entre ellos el Instituto Hudson, que a principios de agosto auspició una reunión en Washington para acrecentar su apoyo. La oposición venezolana también trabaja de la mano con organizaciones como la Fundación Nacional Cubano Americana, de Miami. En esta oposición se destaca un grupo, el llamado "Bloque Democrático", que ha instado repetidamente a toda la oposición a volcarse a las calles a exigir un golpe militar contra Chávez. El portavoz más visible del grupo, Alejandro Peña, quien envió un mensaje de adhesión a la reunión de Piñar y la Falange de enero de 2003, argumentaba el 28 de julio que el régimen de Chávez sólo se puede enfrentar de una forma: por la fuerza.

Otro directivo del Bloque es el "ex" agente de policía Nedo Paniz, quien a mediados de los 1990 tuvo un papel importante protegiendo a Chávez mientras éste reconstruía su movimiento político–militar tras su fallido golpe de 1992.

Tales migraciones de izquierda a derecha son la típica clase de tendencias a las que se tiene que prestar atención en caso del potencial surgimiento de un terrorismo "hispano" en los Estados Unidos.


Documentación

Forza Nuova y el terrorismo

por Claudio Celani

La sección italiana de la internacional sinarquista falangista, Forza Nuova, ilustra muy bien los nexos de lo que aparece superficialmente como una organización de zombies neofascistas radicales con las redes de inteligencia y los niveles superiores de los poderes oligárquicos. Al fundador y líder de Forza Nuova, Roberto Fiore, lo sentenció un tribunal italiano por ser miembro de una organización subversiva neofascista llamada Terza Posizione (Tercera Posición), asociada a grupos responsables de innumerables actos terroristas, desde el bombazo de la Piazza Fontana en 1969 que inició la "estrategia de tensión", hasta el de la estación ferroviaria de Bolonia en 1980, que mató a 85 personas.

Diversas investigaciones han dejado claro que a esos grupos neofascistas los infiltraron redes de inteligencia que operaban bajo la fachada de estructuras de la OTAN, como la organización de "respaldo" llamada Gladio, o la asociación militar secreta Rosa dei Venti (Rosa de los vientos). Asimismo, los tribunales italianos han establecido que la logia francmasónica secreta Propaganda Dos (P2), con sede en Londres, fue un componente organizativo decisivo de la "estrategia de tensión", y del encubrimiento de actos terroristas particulares. La misma Logia P2 estuvo bien involucrada en un acto terrorista "izquierdista", el secuestro y asesinato del líder demócratacristiano Aldo Moro por las Brigadas Rojas en 1978.

Fiore escapó al arresto huyendo a Londres en 1981, donde gozó de protección contra las peticiones de extradición de las autoridades italianas, hasta que las acusaciones prescribieron y pudo regresar a Italia en 1999. En Londres, varios órganos informativos británicos alegaron que a Fiore lo había reclutado el MI6, el servicio secreto británico. Esto podría explicar el porqué pudo establecer una organización llamada "Meeting Point", que monopolizaba el mercado de estudiantes italianos que iban a Londres a aprender o perfeccionar su inglés. Con su nueva capacidad financiera, Fiore financió asesoría legal para sus antiguos camaradas bajo juicio en Italia, así como las actividades políticas de su flamante organización, Forza Nuova.

En enero de 2001 las conexiones de Fiore con el M16 salieron a la luz pública en Italia, cuando uno de sus asociados, Andrea Insabato, fue arrestado en un intento terrorista fallido contra un periódico de Roma. El jefe de la policía antiterrorista italiana, Ansoino Andreassi, sugirió ante una comisión parlamentaria que presuntamente Fiore sí fue agente del MI6. Curiosamente, tales nexos parecen no molestar a la nueva alianza que establecieron Forza Nuova y el Partido por la Reconstrucción Nacional de Argentina, que dizque es antibritánico y un defensor vigoroso de la Guerra de las Malvinas de 1982 contra la Gran Bretaña.

De hecho, miembros destacados de la Junta Militar argentina fueron miembros de la Logia francmasónica dirigida desde Londres P2, la misma que controlaba la "estrategia de tensión" en la que estuvieron involucrados los viejos camaradas neofascistas de Fiore. El miembro más famoso de la P2, el banquero italiano Roberto Calvi, fue asesinado de modo escandaloso en Londres en 1982, en medio de la Guerra de las Malvinas. El fiscal italiano Carlo Palermo insistió que Calvi fue asesinado porque rompió las reglas del juego, al financiar la guerra argentina contra la Gran Bretaña.

Fundamentalismo cristiano

La ideología de Forza Nuova refleja la transformación de Fiore durante sus años en Londres, del típico carácter "secular" de los anteriores grupúsculos neofascistas, al fundamentalismo cristiano con un perfil de corte falangista. Esta "conversión" debe atribuírsele a la influencia del movimiento cismático católico llamado "Sociedad de Pío X", fundado por monseñor Marcel Lefebvre. Los miembros de la Sociedad seguido aparecen en las iniciativas públicas de Forza Nuova en Italia, además de que uno de ellos, el padre Michael Crowdy, también aparece en el Saint George Trust, un fondo de Fiore con sede en Londres.

Los lefebvristas encabezan la facción oligárquica antiecuménica en la Iglesia católica, que pertenece a lo que históricamente se conoce como la "nobleza negra", el extremo italiano del elemento "carlista" de la conspiración sinarquista internacional. El movimiento se formó oficialmente en defensa del ritual de la misa tridentina, eliminado por el Concilio Vaticano II, pero en realidad fue una reacción contra la decisión del Papa Paulo VI de eliminar los privilegios de los aristócratas en la curia romana, último vestigio de los poderes temporales de la Iglesia (la Donación de Constantino).

La princesa Elvina Pallavicini, la cabecilla reconocida de la nobleza negra, invitó de forma efusiva a Lefebvre a celebrar una misa en latín en su famoso Palazzo Rospigliosi en Roma. En 1978 Lefebvre celebró otra misa parecida en París, pero ante los representantes de todos los partidos fascistas de Europa (la "euroderecha"). El Papa Juan Pablo II excomulgó a Lefebvre en 1988.

En medio de la campaña de Juan Pablo II contra la segunda guerra en Iraq, la princesa Pallavicini, patrocinadora italiana de Lefebvre, organizó el 12 de febrero de 2003 una reunión en apoyo a la política de guerra preventiva del vicepresidente estadounidense Dick Cheney y su secretario de Defensa Donald Rumsfeld, a la cual invitó a los embajadores estadounidenses Mel Sembler, ante Italia, y Jim Nicholson, ante el Vaticano, y al planificador del Departamento de Estado, Andrew Erdmann, para que hablaran ante integrantes del Gobierno italiano, dignatarios de la Iglesia, políticos y diplomáticos.

Así, las posturas "antiguerra" de tales elementos periféricos sacrificables de la conspiración sinarquista internacional, como Forza Nuova, son sólo payasos utilizados como fachada de operaciones terroristas, del modo que que se utilizó a al–Qáeda para lo del 11 de septiembre.



Sinarquistas británicos, un brebaje extraño

El componente británico de la internacional sinarquista es una entidad llamada Conflicto Final–Tercera Posición Internacional (FC–ITP, siglas en inglés), aunque no se sabe si la segunda parte del nombre se refiere a alguna forma desconocida de desviación sexual. FC–ITP se creó en 1989, y exhibe una actividad internacional considerable en su revista Final Conflict, así como en su página de internet, en sus entrevistas con diversas criaturas en este nexo de espanto, y en su participación en actos tales como el de la reagrupada entidad de Blas Piñar, con sede en España.

FC–ITP se autodescribe como una organización "católica derechista", o "católica integrista". Reconocen como sus antecesores a G.K. Chesterton, su primo A.K. Chesterton, Hilaire Belloc, y su movimiento dizque "distribucionista" (ver los artículos de Stanley Ezrol, "Seduced from Victory: How the Lost Corpse Subverts the American Intellectual Tradition", en EIR del 3 de agosto de 2001; y " `Traditionalist' Cult Is Roman, Not Catholic", en EIR del 26 de abril de 2002). Está muy ligado a redes y operaciones fascistas y neofascistas. A.K. Chesterton fue un aliado muy cercano del dirigente fascista británico Oswald Mosley, y jefe fundador del neofascista Partido Nacional Británico. Cuando G.K. Chesterton murió, le entregaron sus documentos a Robert Fiore, jefe de la organización Forza Nuova de Italia.

FC–ITP exalta a los grupos fascistas de Europa continental, como la Guardia de Hierro rumana, los rexistas belgas, y la Falange Española. En los Estados Unidos está vinculado con un revoltijo de neoconfederados sureños y Üntracistas "arios", así como a extremistas del movimiento antiaborto, los cuales se sabe cuentan con capacidades terroristas. FC–ITP también tiene nexos con elementos radicales del movimiento "verde ecologista", del movimiento de "liberación animal" y de los círculos "caballerescos" místicos esotéricos (es decir, de John R. Tolkien).

El grupo dice estar "por la fe, la familia y la nación, contra el Nuevo Orden Mundial". Se da por entero a su supuesta afiliación al santo patrono de Inglaterra, San Jorge. En medio de una de sus diatribas, FC–ITP destaca que "la Tercera Posición vende (y ha vendido) obras de Codreanu [el líder de la Guardia de Hierro rumana], y sobre él. . . Hilaire Belloc. . . G.K. Chesterton, A.K. Chesterton . . . [el historiador "revisionista" que niega que el Holocausto haya ocurrido, David] Irving, . . . Tolkien y otros. . . FC ha publicado materiales sobre Mussolini y Mosley con el propósito de aprender de los movimientos fascistas del pasado (no porque sea un movimiento fascista; siempre ha sido distribucionista)".

En su propaganda, FC–ITP se ufana de que, en ediciones anteriores de Final Conflict, "hemos publicado cosas sobre gemas como: León Degrelle y el partido rexista, Benito Mussolini y la Italia fascista. . . Nacionalistas del Frente de Liberación Animal. . . nacionalistas rumanos, activistas por el regreso a la tierra", y muchos más.

Final Conflict ha publicado entrevistas con gente desacreditada como el jefe del neofascista Partido Nacional Alemán (NPD), Voigt; Gary Yarbrough, de la "Orden", el grupo racista blanco "ario" de los EU; y Massimo Morsello, el compinche de Roberto Fiore. Destacan artículos con títulos como "José Antonio y la Falange" (en referencia al fundador de la Falange Española y mártir del movimiento franquista, José Antonio Primo de Rivera), "Codreanu y la Guardia de Hierro", "Resistiendo al Nuevo Orden Mundial", "Herencia sureña; el cuento de Dixie", y "Hilaire Belloc, 1870–1953".—Mark Burdman


El Instituto Schiller agradece su apoyo. Su colaboracion nos ayuda a publicar la Revista Fidelio, y también para organizar conciertos, conferencias, y otras actividades que representan intervenciones en la vida politica y cultural en este país y en el mundo

schiller@schillerinstitute.org

PO BOX 20244 Washington, DC 20041-0244
703-771-8390 or 888-347-3258

Copyright Schiller Institute, Inc. 2001. Todos los derechos reservados