Conferencias - Ciencia - Arte - Literatura - Noticias - Unase
Inglés - Inicio

Conferencias

Helga Zepp-LaRouche

El mundo visto desde la 'vieja Europa'

El siguiente artículo fue adaptado del discurso de fondo que pronunció el 6 de febrero pasado, en la reunión semestral conjunta del instituto Schiller y la Junta Internacional de Comités Laborales, Helga Zepp-LaRouche, la dirigente política alemana que fundó y preside el Instituto Schiller. En el mismo, abarcó desde el presente momento revolucionario de gigantescas manifestaciones contra la guerra en Iraq en todo el mundo, hasta la importancia de la vida y obra de Federico Schiller como modelo para quienes quieren actuar por el bien y lo bello en tales momentos revolucionarios. La vicepresidenta del Instituto Schiller, Amelia Boynton Robinson, veterana del movimiento de derechos civiles de los Estados Unidos, presentó a la señora Zepp-LaRouche, y destacó que el Instituto Schiller ayuda a los "menos y más humildes de la humanidad" a mejorar, "a dejar huellas en las arenas del tiempo". La señora Robinson dio un saludo especial a los jóvenes asistentes, a quienes exhortó a reclutar a otros, a organizarlos para que voten y participen en elecciones.

El discurso fue acompañado por la lecturas de algunas obras de Schiller, a cargo de Will Wertz.

Gracias Amelia. Eres un amor, y mi madre amada.

Hoy les presentaré, y con mucho orgullo, una perspectiva desde la "vieja Europa". Las buenas noticias (las malas para algunos) son que ayer en Europa se realizaron las manifestaciones más grandes jamás, con la participación de 3 millones de personas en Roma; 2 millones en Londres; 500.000 en Berlín, lo que constituye la manifestación más grande que haya tenido lugar en Alemania en la posguerra; y hubo manifestaciones similares en muchas otras ciudades. En Roma, se paralizó todo el transporte; no fue posible que circularan ni los autobuses, ni el metro. Y hasta en lugares donde las cifras no parecieran tan altas, como las 300.00 personas que se congregaron en Suecia, ésta fue la manifestación más grande que haya ocurrido en Suecia desde el fin de la guerra de Vietnam. De seguro fueron las manifestaciones más grandes que hayan ocurrido antes de estallar una guerra.

A mi juicio éstas son noticias excelentes. Y puedo imaginarme que algunos otros ahora mismo se sienten como Rumpelstiltskin, sin saber exactamente qué hacer. Siempre tienen la opción de hacer lo que Rumpelstiltskin.

Pero lo que ocurrió el viernes [14 de febrero] en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, ya representaba un parteaguas histórico. Y creo que eso demuestra lo que decía Schiller al comienzo de su Historia del levantamiento de los Países Bajos contra el dominio español: que hay esperanza, que cuando la gente se une por una causa justa y con un buen plan, puede erguirse aun contra la tiranía más grande, y los planes más grandes de los déspotas; y lo que puede lograr al unificarse. Y eso es lo que Amelia les decía a todos en sus viajes a muchos lugares del mundo, que la gente debe unirse, y así habría esperanza.

Ahora bien, si leen la prensa estadounidense, obviamente eso no es precisamente lo que verán. Lyn me decía esta mañana que le dieron muy poco relieve a los informes sobre las manifestaciones. Pero, ¡ésta es una revolución! Quiero decir, ¿cuándo ha ocurrido esto, que antes de que estalle una guerra salgan millones a la calle? Y en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, ¿cuándo ha ocurrido que haya una alianza sin precedentes entre Francia, Alemania, Rusia, China, India? Y muchos países pequeños osaron levantar la voz.

Así que, realmente, si observan, ¿quién queda? Los EU, quizá Gran Bretaña; esto se decidirá este fin de semana, en la convención del Partido Laborista en Glasgow; y en España. Pero 80% del pueblo español está en contra de la guerra.

Guerra en base a mentiras

Recuerden ustedes que primero era dizque por lo del 11 de septiembre, pero no pudieron probarlo. Dijeron: "Bueno, cambiemos a las 'armas de gran poder destructivo' ". Cuando no pudieron probar eso, dijeron: "Bueno, pero tal vez el nexo con al-Qáeda". Pero ese vínculo no existe. Todo el que haya estudiado el asunto sabe, que en realidad hay una enconada tensión y oposición entre las redes fundamentalistas de al-Qáeda y el régimen secular de Saddam Hussein, que ejecutaba imanes y afines. Así que no hay tal.

Lo que todo mundo dice es: "Tal vez Saddam Hussein no sea una buena persona. Y tal vez Iraq no sea el lugar más perfecto de la tierra. Pero sea cual sea el problema, puede resolverse por medios diplomáticos y políticos".

De esto ya hay pruebas abrumadoras. Pero, entonces resulta —y van a oír más sobre esto— que el famoso discurso de Powell en las Naciones Unidas el 5 de febrero, se basó en un informe fraudulento que la inteligencia británica no sólo coló de algún modo en el discurso de Powell, sino que se trataba de una tesis estudiantil vieja, de hace 12 años. Pero ahora resulta que todo es un invento total, de una combinación de la red de "gallinazos", usando algunas redes israelíes contaminadas. ¡Así que todo realmente en un fraude total! ¿Y el mundo debe ir a la Tercera Guerra Mundial por un fraude? ¡Yo creo que es necesario ponerlo al descubierto!

Tom Dalyell, el parlamentario británico de mayor antiguedad, quien es muy respetado, hizo una intervención hace tres días en el Parlamento, en la que acusó a Blair de mentirle a la población de la Gran Bretaña, lo que provocó un tumulto. De hecho, fue suspendido del Parlamento por un día.

Como lo señaló Lyn, enfáticamente, y creo que esto es lo primero en lo que la gente debe pensar, ¡no puede irse a una guerra en base a mentiras!

Los que conocen la guerra

Esa es una buena razón. La segunda razón por la que la "vieja Europa" se opone tanto a la guerra, y por la cual tantos millones de personas salen a la calle, es que contrario a la necedad de esos gallinazos del partido belicista de los EU y Gran Bretaña, ¡ellas saben lo que es la guerra! Nosotros hemos experimentado dos guerras mundiales.

Y aunque yo nací después de la guerra, tengo muy vivas memorias de mi madre, de mis otros parientes, que me contaron muchas, muchas, cosas. De lo que significaba eso, cuando sonaban las alarmas de bombardeos una y otra vez, y había que ir al sótano, sentarse ahí sin saber si uno saldría; sin saber cómo quedarían las calles, qué casa estaría en pie al siguiente día. Los informes de la gente que iba al frente de batalla, y al cabo de una semana ya habían matado al joven esposo, dejando a una joven madre con dos niños en una ciudad bombardeada. ¡La gente ya no quiere eso! ¡No quiere guerra! ¡La guerra no es ningún medio de resolver problemas!

Si ven lo que le sucedió a las familias europeas, verán que casi no hay una familia que no haya sido tocada de la forma más severa por la Primera Guerra Mundial, o la Segunda Guerra Mundial. Recientemente, yo viajaba en un tren conversando con alguien, y una viejita intervino en la discusión. Dijo que tenía más de 90 años de edad, y cómo la conexión que hay ahora entre la depresión y el peligro de guerra, le traía memorias; cómo perdió a su esposo; cómo sus padres perdieron a sus parientes en la Primera Guerra Mundial. Sólo quiero decirles que la gente en Europa no quiere guerra, no porque sea mala, o porque sea antiamericana o cosa parecida, sino porque ¡sabe lo que es la guerra !¡Y no la quieren! Y creo que es muy importante que entiendan esto. Porque los órganos de difusión pintan a la vieja Europa como si nosotros, de repente, nos volvimos antiamericanos. ¡Nada más lejos de la verdad!

Porque la situación es muy impresionante, y la generación más vieja está traumatizada. Incluso nosotros, que nacimos después de la guerra, y no la experimentamos directamente, pero cuando uno lo oye de sus padres, de sus abuelos, de sus bisabuelos, se hace parte del bagaje cultural de uno.

Así que, ya que el mundo está tan consternado por lo que ocurre, ahora mismo hay un gran debate en Alemania, pero también en Francia, sobre los intensos bombardeos de Dresde; un autor muy famoso por lo del holocausto y otras cosas parecidas (y a quien, por tanto, nadie puede acusar de estar prejuiciado), acaba de escribir un nuevo libro donde detalla las tormentas de fuego de Dresde y otras ciudades, lo que cuando ocurrió, realmente fue tan malo como lo de Hiroshima y Nagasaki; porque cuando hay un bombardeo y una, dos o tres partes de la ciudad quedan totalmente bajo ráfagas de fuego, no hay escape, ¡igual a como si les hubiera caído encima una bomba nuclear! Y ahora mismo hay un debate en torno a que las tormentas de fuego realmente fueron crímenes de guerra, del mismo modo en que se han discutido otras cosas así.

Por eso es que incluso en la "nueva Europa", la gente no está a favor de esta guerra. El cardenal Glemp, el primado de Polonia, salió con una declaración donde ataca al gobierno polaco, y dice que él personalmente experimentó los horrores de la guerra y, por lo tanto, no debe pasar otra vez, y que todos deben respaldar al Papa.

Acaba de realizarse una reunión de sobrevivientes alemanes y soviéticos con motivo del sexagésimo aniversario de la batalla de Stalingrado; todos ellos son octogenarios, y uno de ellos, Vasili Orlov, dijo: "Estoy muy contento de ver que Alemania y Rusia tienen la misma posición sobre la guerra que amenaza contra Iraq. Nosotros, como veteranos, no queremos ver una nueva guerra. Ya ha habido demasiadas muertes". Recuerden lo que fue la batalla de Stalingrado. El Sexto Ejército de Alemania fue a Stalingrado inicialmente con unos 300.000 efectivos, y entró en combate a fines del verano de 1942. La batalla se prolongó y no estaban preparados para el invierno, un fenómeno conocido para quienes invaden Rusia; y entonces la Unión Soviética, a pesar de las tremendas penurias que para entonces había sufrido, montó una contraofensiva en noviembre de 1942, con un millón de tropas. Para febrero de 1943, el Sexto Ejército tuvo que rendirse, y solamente 90.000 soldados quedaban con vida. Todos ellos fueron tomados prisioneros de guerra, y sólo 6.000 regresaron cuando terminó la guerra. Así que sólo 6.000, de 300.000.

El canciller alemán Gerhard Schröder le envió un mensaje a el presidente ruso Vladimir Putin, en el que decía: Stalingrado fue una gran tragedia, y por tanto debemos colaborar para que no ocurra nunca más.


El canciller alemán Gerhard Schröder y el presidente ruso Vladimir Putin

La guerra podría causar un genocidio

Del mismo modo, ¿cuál es el secreto de esta alianza franco-germana "perversa", de la que hablán los órganos de difusión estadounidenses? Es algo hermoso. Me hace muy feliz, porque el Tratado del Eliseo, que concluyeron Adenauer y De Gaulle hace 40 años, fue un logro histórico, que terminó con la llamada "enemistad de familias" entre los alemanes y los franceses, la que en realidad, a lo largo de 500 años, una y otra vez, llevó a guerras, especialmente en el siglo 20; enfrentó a Alemania y a Francia una contra la otra en dos guerras mundiales. Así que Adenauer y De Gaulle dijeron: "Miren, paremos esto. Trabajemos juntos para que haya amistad entre nuestros dos países, de modo que nunca más haya guerra entre nosotros. Es más, coordinemos todos los asuntos importantes que tengan que ver con el futuro y la existencia de nuestros países, especialmente la política exterior y cuestiones semejantes".

Yo acabo de estar en Francia, donde tuvimos una hermosa celebración de estos 40 años del Tratado del Eliseo, junto con Jacques Cheminade [aliado de Lyndon LaRouche en Francia]. Y nos comprometimos a colaborar, Alemania y Francia, no sólo para nuestros propios propósitos, sino para que nuestros países se conviertan en una fuerza para el bien en el mundo, y adopten una misión. Porque De Gaulle decía, correctamente, que los franceses no son un pueblo de vacas que comen pasto, que sólo se llenan la barriga, sino que tienen una misión; y Alemania también tiene una misión. Y acordamos trabajar juntos para hacer realidad el Puente Terrestre Eurasiático y la integración de Eurasia, así que ningún país pequeño de Europa debe temer la colaboración franco-germana, sino debe beneficiarse de ella.

Lo que está en juego, cuando observamos la situación, es todo el orden mundial presente, la alianza occidental, la unidad de Europa, el derecho internacional acorde a su evolucion a partir de la paz del Tratado de Westfalia de 1648; se echaría por tierra la Carta de la ONU de 1945.

Y abre otro interrogante, porque la guerra preventiva no se permite.

La guerra preventiva defensiva es una cosa. Si sabes que Canadá tiene sus cohetes listos, y que piensa atacar a Washington en ocho horas, te es permitido atacar preventivamente al Canadá para impedir que ello ocurra, porque entonces tienes una posición defensiva, incluso si tu inicias la guerra.

Pero la guerra preventiva es algo muy distinto. Una guerra preventiva tiene la intención de impedir que un país vaya a ser una amenaza "potencial", "a la larga", "más tarde", lo que a todas luces constituye una guerra de agresión según el derecho internacional. Y ese fue el asunto de los juicios de Nuremburgo; la declaración de principio que hizo el magistrado Robert Jackson el 11 de noviembre de 1945 en Nuremburgo, cuando era el fiscal en jefe de los EU ante el tribunal militar internacional. Jackson dijo:

"El estatuto de este tribunal se basa en la creencia de que la idea del derecho no sólo se aplica al comportamiento de la gente común, sino que también los poderosos y los gobernantes mismos están sujetos a Dios y al derecho. De acuerdo con las instrucciones del finado presidente Franklin D. Roosevelt, y a la decisión de la conferencia de Yalta, les presento un proyecto de acuerdo internacional, que es la base de los estatutos de este tribunal, y representa un dado concepto de derecho".

Jackson desarrolla la referencia histórica de cómo evolucionó este concepto del derecho: en el pasado, había la situación de que no podía responsabilizarse a nadie por los actos de violencia que usualmente suceden en el curso de una guerra. Jackson repasa la historia: en la época del imperialismo, en los siglos 18 y 19, se desarrolló, en contradicción a las antiguas enseñanzas cristianas y de los maestros del derecho internacional, tales como Hugo Grocio, la opinión, la doctrina repugnante, de que todas las guerras eran justas, legítimas. Ello dio pie a la posibilidad de que podía conducirse una guerra sin pena legal.

"Esto vino a ser inaceptable para una era que se autodefinía como civilizada", continúa Jackson. Los estadistas y expertos jurídicos definieron normas con el fin de supuestamente hacer la guerra más civilizada. Después de la Primera Guerra Mundial, especialmente, vino a prevalecer la idea de que la condena de la guerra se basaría en el derecho. En los 1920, la guerra de agresión fue proscrita por primera vez con varios pasos. Uno, fue el llamado Pacto Briand-Kellogg de 1928 —que condenaba la guerra como medio para resolver conflictos internacionales—, y que firmaron casi todas las naciones del mundo. Luego, el Protocolo de Ginebra de 1924, que sostiene que una guerra de agresión constituye un delito internacional. En 1927, la octava Asamblea General de la Liga de las Naciones acordó de forma unánime que una guerra de agresión era un delito internacional, lo que suscribieron 48 Estados. Luego, en la sexta Conferencia Panamericana de 1928, veinte Estados americanos también declararon que la guerra constituía un delito internacional contra la humanidad.

"Recurrir a la guerra en cualquier caso, a cualquier tipo de guerra, es recurrir a medios que son intrísecamente delictivos", dijo Jackson. "La guerra es inevitablemente un curso de asesinato, agresión, privación de libertad, destrucción de propiedad. Una guerra honestamente defensiva es, por supuesto, legítima, y salva de la criminalidad a quienes la conducen legalmente. Pero, las acciones intrínsecamente criminales no puede defenderse alegando que quienes las cometieron libraban una guerra, cuando la guerra misma es ilegítima. La defensa jurídica mínima misma de los tratados que ilegitiman las guerras agresivas, es la de privar a quienes las incitan o libran de toda defensa que alguna vez proveyera la ley, y dejar a los que hacen la guerra como sujetos ser juzgados por violar los principios generalmente aceptados del derecho penal".

Algunos utopistas son del pensar de que "a la fuerza, no hay razón que la venza". Pero recuerden las palabras de Bismarck: "Quien quiera comenzar una guerra, más le vale pensar en los motivos que seguirán aceptándose después de la guerra".

Cuando Alemania, Francia y Rusia se oponen a la guerra no es sólo por el trauma de las dos guerras mundiales, sino porque Alemania, Francia y Rusia, y estos países están comportándose acorde al derecho internacional, a la Carta de la ONU; y, a propósito, el artículo 26 de la Constitución alemana prohíbe una guerra de agresión. Así que, aun si Alemania quisiera, la Constitución dice "¡No!"

Bueno, ya dije que los gallinazos de la facción bélica no calcularon la firmeza de los europeos y de Rusia. Sus planes no previeron eso. Fueron tomados por sorpresa. Porque, según sus cálculos, Alemania no tiene firmeza moral porque perdió dos guerras mundiales; Francia haría algunos pases diplomáticos y luego capitularía; Rusia estaría en bancarrota y corrupta, y por lo tanto sería fácil de comprar. Pero ahora están comportándose de manera diferente. Y según nuestros contactos europeos, esta furia no tiene precedentes.

Tras bambalinas, hubo escenas casi de ataques físicos en contra de la gente que simplemente se oponía a la guerra.

La misión del Instituto Schiller

La última vez que millones de personas salieron a las calles en Europa fue a principios de los 1980, cuando los cohetes SS-20 [rusos] y los Pershing II [estadounidenses] redujeron el período de alerta de una potencial guerra mundial, a seis minutos. Eso fue cuando el entonces canciller Helmut Schmidt advirtió: "Estamos al borde de la Tercera Guerra Mundial". Fue en esa ocasión cuando los europeos tuvieron un atizbo de lo que constituye la facción militar utopista de los EU. Yo sé que el gobierno de Schmidt estaba completamente aterrado de Zbigniew Brzezinski durante el gobierno de Jimmy Carter.

Y si ustedes recuerdan, ese fue el momento en que Lyn reaccionó a este peligro de guerra con su bella propuesta de Supervivencia Mutuamente Asegurada, como un alternativa a la doctrina de la Destrucción Mutuamente Asegurada de la OTAN. Lyn mencionó ayer esta concepción, que vino a ser brevemente la política oficial estadounidense el 23 de marzo de 1983.

Yo recuerdo ese período porque fue cuando nació la idea de emprender un esfuerzo como el del Instituto Schiller. Cuando viajaba por Alemania veía que, debido a este Brzezinski y otros signos, había una creciente ola de antiamericanismo, y cuando viajaba por los EU, notaba que había una creciente tendencia antialemana y antieuropea.

Pensé que eso era potencialmente muy peligroso, á y que, por tanto, se necesitaba un instituto que pusiera la política exterior a un nivel totalmente diferente. Que la relación entre Alemania y los EU no debía basarse en reducir la historia alemana a 12 años de pesadilla; sino que se hablase de Alemania como el país de Nicolás de Cusa, Leibniz, Schiller y Beethoven. Y que cuando se hablara de los EU no fuera sólo el país que cometió atrocidades en Vietnam, Corea, Hiroshima y Panamá, sino el de la Revolución Americana, en la cual, de hecho, caben las mejores tradiciones europeas.

Y sólo puedo aconsejarles: todos deben comprar el último número de la revista Fidelio, donde se documenta realmente este nexo, entre la mejor influencia de la civilización europea —la "vieja Europa"— que hizo a los EU. Se trata de Lincoln y Franklin D. Roosevelt, John F. Kennedy y Martin Luther King. Esa misma idea obviamente también es válida para otras naciones. Cuando se quieren tener relaciones internacionales positivas, uno no va y dice "este es tu peor momento", sino que piensa en cuál fue el período en que contribuyó algo a la historia universal.

Así que, se hizo claro de inmediato que el Instituto Schiller iba a mejorar no sólo las relaciones germano–estadounidenses, sino las relaciones europeo–estadounidenses, y también, en especial, con todo el sector en vías de desarrollo.

Buscaba yo en este período los principios para el Instituto Schiller, y me leí todos los documentos internacionales posibles, y llegué a la conclusión de que la Declaración de Independencia de los EU es, de hecho, el documento más bello que cualquiera pudiese adoptar como principio. Y cambiando sólo seis palabras —donde dice "la colonia americana", puse "todos los países"; donde dice "la potencia colonial británica de ocupación", puse "las instituciones oligárquicas internacionales"—, sólo cambiando cinco o seis palabras, la hice aplicable a todo el mundo. Así que la Constitución de los EU y su Declaración de Independencia, puede servir de fundamento para todo el mundo (ver recuadro).


La Declaración de Independencia de EU

Declaración unánime de los trece Estados Unidos de América (1776), Cuando, en el curso de los acontecimientos humanos, se hace necesario para un pueblo disolver las ligas políticas que lo han unido con otro, y asumir, entre las potencias de la tierra, un sitio separado e igual, al cual tiene derecho según las leyes de la naturaleza y el de Dios de la naturaleza; el respeto debido a las opiniones del género humano exige que se declaren las causas que obligan a ese pueblo a la separación.

Sostenemos como verdades evidentes que todos los hombres nacen iguales, que están dotados por su creador de ciertos derechos inalienables, entre los cuales se cuentan el derecho a la vida, a la libertad y al alcance de la felicidad; que para asegurar estos derechos, los hombres instituyen gobiernos, derivando sus justos poderes del consentimiento de los gobernados; que cuando una forma de gobierno llega a ser destructora de estos fines, es un derecho del pueblo cambiarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno, basado en esos principios y organizando su autoridad en la forma que el pueblo estime como la más conveniente para obtener su seguridad y felicidad. En realidad, la prudencia aconsejará que los gobiernos erigidos mucho tiempo atrás no sean cambiados por causas ligeras y transitorias; en efecto, la experiencia ha demostrado que la humanidad está más bien dispuesta a sufrir, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia aboliendo las formas de gobierno a las cuales se halla acostumbrada. Pero cuando una larga cadena de abusos y usurpaciones, que persiguen invariablemente el mismo objetivo, hace patente la intención de reducir al pueblo a un despotismo absoluto, es derecho del hombre, es su obligación arrojar a ese gobierno y procurarse nuevos guardianes para su seguridad futura.

Como vimos ayer en la dramatización [el 16 de febrero para conmemorar la vida de Marianna Wertz, quien fuera vicepresidenta del Instituto Schiller], esa es exactamente la misma idea del juramento de Rütli [de la obra de Schiller Guillermo Tell] (ver recuadro). Y llegué a la conclusión de que, en una crisis como esa, de desintegración sistémica de todo un sistema, la solución sólo puede encontrarse al más alto nivel. Y, al momento es claro que las Naciones Unidas, el FMI, el Banco Mundial, la OMC, Maastricht, la Unión Europea, la OTAN y demás, todas están a punto de desintegrarse. Esto lo dijimos hace mucho tiempo, y la gente no lo creyó; pensaron "eso es exagerado".


El juramento de Rütli, de Guillermo Tell

No; todo poder tiránico tiene su límite. Cuando el oprimido no encuentra justicia en ningún sitio, cuando la carga se le hace insoportable, se dirige a lo más alto: al Cielo. Lleno de confianza y de valor, saca de allí sus derechos eternos que allá arriba permanecen inalienables e indestructibles como las mismas estrellas; entonces se vuelve al viejo y primitivo estado de la Naturaleza, en la cual el hombre es enemigo del hombre, en el cual, como último recurso, cuando los demás no han servido para nada, le ha sido confiada la espada. . . Tenemos el derecho de defender el más preciado de nuestros bienes contra la violencia. . . Combatimos por nuestro país, por nuestras mujeres, por nuestros hijos.

--- Queremos formar un solo pueblo de hermanos, a los que no separe ninguna necesidad ni ningún peligro. Queremos ser libres como lo eran nuestros padres. Antes morir que vivir en la esclavitud. Tendremos confianza en el Altísimo y no temeremos el poder de los hombres.


Jóvenes larouchistas representando una escena de Guillermo Tell en la "pradera de Rütli".
(Conferencia del Instituto Schiller de Febrero de 2003)

La filosofía de la "sociedad de diversión"—materialismo, egoísmo, "yo", "mi", "mío"— esas ideas están fuera. La cuestión es, ¿cuál es el nuevo paradigma? Y es aquí donde Schiller y el Instituto Schiller son absolutamente importantes. Porque hoy encaramos exactamente la misma interrogante que se hacía Schiller: ¿por qué es que aún somos bárbaros? Porque hoy día, estamos frente a la alternativa de convertirnos en bárbaros totales —una Era de Tinieblas, pandillas, gente que se pelea por la comida, matándose una a otra—, o de que tener un nuevo Renacimiento. Y si tenemos un nuevo Renacimiento, estoy totalmente segura que será más bello que cualquiera anterior.

La idea de humanidad de Schiller

En este período, en mi opinión —y espero poder convencerlos de eso—, la obra y el método poético de Schiller son extremadamente decisivos. Y el motivo por el que le di el nombre de Instituto Schiller a nuestros esfuerzos para mejorar las relaciones entre los pueblos, fue porque a mi juicio —y he leído a muchos filósofos, poetas, de muchas culturas—, él representa el más alto principio de humanidad. Él, más que nadie, ha presentado de la manera más bella una imagen poética de lo que el hombre puede ser.

Y creo que si ven a Schiller y a Beethoven juntos, constituyen los dos gigantes monumentales del período clásico alemán. Todos ustedes conocen la 9?? Sinfonía, en la que Beethoven compuso, de hecho, una sinfonía de acuerdo con un bello poema de Schiller, la Oda de la alegría, e hizo de ella una de las obras más gigantescas y asombrosas que se hayan escrito en ese planeta. Y ella combina el genio de Schiller y el de Beethoven. De hecho, Beethoven decía que la poesía de Schiller era tan completa, que era casi imposible para un compositor escribir algo más completo que ese poema; y en consecuencia, él le puso música principalmente a los poemas de Goethe y a otros, pero no a los de Schiller.

La gran pregunta que tenemos que hacernos es: ¿cómo se supone que salga la humanidad del presente abismo? Yo creo que tenemos que adoptar el nivel más alto, la idea más alta y bella del hombre, y Schiller era muy conciente de eso. Él escribió que estaba conciente de que su obra probablemente sólo sería apreciada dentro de uno o dos siglos más tarde, cuando hubiesen ocurrido nuevas revoluciones en la filosofía del pensamiento. Y que requeriría de un descubridor honesto que redescubriese su obra y la aplicase.

Y todavía tengo un libro de mi escuela, que por algún motivo (no sé cómo llegó a mis manos este libro; tiene el sello de mi escuela, ¡así que yo realmente no debería tenerlo!), pero yo escribí en el margen de este libro, al lado de "un descubridor honesto": Ich, yo. Me siento muy orgullosa de ello, porque quiere decir que cuando niña reconocí eso.

Tenemos que ser el "descubridor honesto" de Schiller. Porque, como dije, nadie tiene una concepción más bella del hombre, un ideal más elevado de la humanidad. Y al mismo tiempo, Schiller, si lo leen y estudian con cuidado, en verdad tiene las concepciones filosóficas más profundas, en modo alguno inferiores a las de Platón, Nicolás de Cusa y Leibniz, sólo que las expresa con belleza poética.

Otro gigante monumental del período clásico alemán —de hecho, el creador del mejor sistema educativo del mundo—, Guillermo de Humboldt, escribió luego de la muerte de Schiller, en Schiller y el curso de su desarrollo espiritual: "Lo que debe haber sorprendido a cualquier observador, como característica distintiva de Schiller, es que en un sentido superior y más fecundo que en quizás cualquier otro, el pensamiento fue el elemento de su vida. El constante empeño autoactivado de su mente rara vez lo abandonó, y se debilitó sólo durante los ataques más severos de su enfermedad física. Para él, parecía recreación, no ejercicio. En relación al concepto de belleza, en relación a la estética en la creación y en la acción, y a través de la fundación del arte, así como en el arte mismo, estas obras contienen todo lo esencial de manera tal que posiblemente nunca sea superada. Nunca antes se discutieron estas cuestiones de un modo tan puro, tan completo e iluminador. De este modo, se ganó infinitamente más, no sólo para el análisis positivo de los conceptos, sino también para la educación estética y moral. El arte y la poesía se juntaron directamente a aquello en lo que se presentó lo más noble de la humanidad; eso, para lo que la humanidad despierta primero a la conciencia de su naturaleza inherente, la cual trata de trascender lo finito".

Yo pensaba que Schiller no podría ser superado. No hay manera de que se pueda hablar mejor de estos conceptos. Y me puse en extremo contenta al descubrir que Humboldt tenía exactamente la misma opinión. Porque se ganó infinitamente mucho para la educación estética y moral del hombre.

El poeta de la libertad

Les presentaré algunas de las ideas fundamentales y principios de Schiller, que realmente representan el nivel más alto del arte clásico.

A los 19 años de edad Schiller escribió La filosofía de la fisiología, su primera disertación como estudiante de medicina (ver recuadro).


La filosofía de la fisiología (1779)

Tanta voluntad, creo yo, ha sido probada con firmeza suficiente un día: que el universo fue el trabajo de un Conocimiento Infinito, y diseñado de acuerdo con un excelente plan.

Así como ahora fluye del diseño a la realidad a través de la omnipotente influencia del poder divino, y todos los poderes están activos e influyen cada uno, como mil cuerdas sonoras de un instrumento retumbando juntas en una melodía; así, de esta manera, el espíritu del hombre, ennoblecido con poderes divinos, debe descubrir desde los efectos particulares la causa del designio; desde la conexión de causas y designios, el gran plano del Todo; desde el plan reconocer al Creador, amarlo, glorificarlo o brevemente, sonando sublimemente en nuestro oído: El Hombre esta aquí, para que él pueda esforzarse hacia la grandeza de su Creador; para que él pueda comprender el mundo con solo una mirada, así el Creador lo comprende. La semejanza con Dios es el destino del hombre. Infinito, cierto es, es su Ideal; sin embargo, el espíritu es eterno. Eternidad es la medida del infinito; es decir, el hombre crecerá eternamente, pero nunca la alcanzará.

Un alma, dice un sabio de este siglo, que es iluminada al punto de ver completamente el plan de la divina providencia, es el alma más feliz. Una eterna, grande y hermosa ley de la naturaleza ha unido la perfección al placer, y el disgusto a la imperfección. Lo que lleve esta característica cerca al hombre, sea directa o indirecta, lo deleitará; lo que lo regocija, él lo procurará. El buscara perfección, porque la imperfección lo angustia; Él la buscará porque ella sola Üntlo deleita. La suma de las grandes perfecciones con las pocas imperfecciones es la suma de los grandes placeres con los pocos pesares. Esto es felicidad suprema. Por tanto, es lo mismo si yo digo: El hombre existe para ser feliz, o - él existe para ser perfecto. Solo después él es perfecto, cuando él es feliz. Solo entonces él es feliz, cuando es perfecto.

No obstante, una igualmente hermosa, sabia ley, un corolario del primero; ha juntado la perfección del Todo con la suprema felicidad del individuo; seres humanos con hermanos humanos; y también hombre y animales, a través del lazo universal de amor. De este modo el amor, el más noble impulso en el alma humana, la gran cadena de sentimientos naturales, es nada mas que la comunión de mi ser con el ser de otras criaturas hermanas. Y esta compenetración es placentera. El amor entonces hace del placer de otro, mi placer; su dolor, mi dolor. Sin embargo, hasta este sufrimiento es perfección, y por tanto no debe existir sin placer. De este modo, la compasión, considerada como emoción, es combinación de placer y dolor. Sufrimiento, porque el hermano podría sufrir. Deleite, porque yo comparto su dolor con él, puesto que lo amo. Pesar y deleite, que yo aparte el dolor de él.

¿Y por qué el amor universal? ¿Por qué el placer del amor universal?. Sólo por este fundamental designio: para ayudar a la perfección del hermano. Y esta perfección es celo, búsqueda y admiración del gran designio de la naturaleza. En verdad, todos los placeres de los sentidos, finalmente de las cuales hablaremos en su lugar, se inclinan a través de giros y quiebres y aparentes contradicciones, y finalmente retornan a la misma cosa. Inmutable, esta verdad en si misma permanece siempre la misma, por siempre: el Hombre esta destinado al celo, búsqueda y admiración del gran designio de la naturaleza.




Yo encuentro esto muy bello. ¡Imagínense que tuvieran 19 años de edad, y escribieran esto! Que el universo es realmente un pensamiento de Dios, y que el destino del hombre es ser la imagen de Dios y descubrir el plan de su creación más a fondo, siempre.

Esta es verdaderamente la misma idea que encuentran en Nicolás de Cusa, la cohesión que existe entre las leyes del macrocosmos, el universo físico, y el microcosmos. Es la misma idea que el concepto de la mónada de Leibniz, que todo ser humano contiene, como germen, toda la compejidad del universo en general. Y a Schiller le gustó tanto la idea que escribió un poema sobre ello. Ahora quiero que Will lea el poema Colón (ver recuadro).


'Colón'

Navega, ¡valiente marinero!,

Aunque el burlón se mofe.

El capitán al timón baja su mano indolente

Siempre, siempre, al poniente

Ahí deberá la costa aparecer

Ahí yace clara y resplendente a los ojos de tu mente.

Confía en el Dios que guía, y sigue al silente océano

De no ser así aún, ahora emergería de las olas.

El genio con Natura, en unión perpetua se levanta:

Lo que uno promete, seguro que la otra cumplirá.




Federico Schiller

Guillermo de Humboldt escribió sobre esto: "La confianza en la eficacia del poder de la mente humana, elevada a la imagen poética, se expresa en este dístico titulado Colón, que pertenece a lo más característico que Schiller jamás haya creado. Esta creencia en los poderes invisibles inherentes del hombre; esta visión tan sublime, y profundamente verdadera; de que tiene que haber un acuerdo secreto íntimo entre este poder y el que ordena y dirige a todo el universo, dado que toda verdad sólo puede ser un reflejo de lo eterno y original, fue un aspecto característico del sistema de ideas de Schiller".

El propio Schiller escribió en las Cartas filosóficas, "cuando Colón hizo la peligrosa apuesta con el mar innavegado". En otras palabras, se tiene una idea, Colón tuvo la idea de que estas costas debían existir, y luego, ciertamente, descubrió el nuevo continente. Esto es muy importante. Ya dije que tengo la más profunda convicción de que la solución política de esta crisis presente, sólo puede darse si el orden político de este mundo se hace congruente con el orden cósmico, con la ley natural. Esto no es poca cosa: el hacer la política congruente con la ley cósmica, la ley natural de la creación.

Y por tanto, si se tiene a un poeta que expresa esto de este modo, yo creo que es un regalo en extremo grande.

Ahora bien, ¿quién es Federico Schiller, el "poeta de la libertad" alemán? Dado que hay muchas personas nuevas aquí, quiero darles rápidamente algunos datos biográficos de él. Nació el 10 de noviembre de 1759, en Marbach, a orillas del río Neckar. Tuvo una infancia muy feliz. Sus padres fueron Johann Kaspar y Elisabeth. Vivían en Lorch. Luego fue a la escuela de latín en Ludwigsburg, y luego ocurrió un cambio impresionante cuando el conde Carl Eugen de Rothenberg lo obligó a ingresar a la academia militar, la Karlschule.

Tenía entonces 13 años de edad, y durante ocho años estudió muy de cerca el comportamiento oligárquico de la vida en la corte. Vio como, cuando los oligarcas decidían ir de cacería, se iban con docenas de caballos, destruyendo las cosechas de los campesinos, sin ninguna compensación, y vio los degradados gustos culturales de la corte de la época. Así que desarrolló un sentimiento antioligarca muy fuerte. Y Schiller sufría mucho, porque encontró que la educación en esta academia militar era totalmente restringida. Pero debo decir que, comparado a la educación que recibe la gente en estos días en las universidades europeas o estadounidenses, tuvo mucha suerte, porque sus maestros le transmitieron la influencia de Leibniz, Shakespeare, Lessing, Mendelssohn y otros; aunque también el empirismo británico de Locke, Hobbes, Hume, Wright. Y tuvo profesores que fueron realmente muy buenos, especialmente un tipo llamado Abel.

Ahora bien, lo que le transmitieron fue, entre otras cosas, la influencia dominante del materialismo británico: Hobbes, que todas las ideas son sólo el resultado de las memorias de la experiencia sensorial; Locke, que al nacer el hombre su mente es una tabula rasa, un plato vacío, donde sólo la experiencia sensorial recoge el conocimiento; y Hume. que decía entonces, que por ende todas las ideas son accidentales, porque son derivadas de experiencias accidentales de los sentidos y, por lo tanto, todas las ideas son una ilusión. Por tanto, tampoco existe la inmortalidad del alma. Lo que se llamaría alma, sería solamente una complejidad de imaginaciones sensuales.

Un filósofo escocés llamado Thomas Wright le hizo una crítica a Hume, y decía que lo que Hume llamaba ilusión, en verdad tiene realidad, a saber, el sentido común, y que estos principios de un sentido común bien fundado serían verdades de suyo evidentes.

Schiller y la Revolución Americana

Para Schiller, todas esas teorías eran una abominación. En consecuencia, escribió, ya en 1779, en su disertación, que si todos los pensamientos son así accidentales, entonces la autodeterminación de la mente humana, y la libertad del hombre no existen. Y también que, si la moralidad es accidental, el ser humano queda desprovisto de dignidad, lo que halló totalmente inaceptable.

Este choque llevó a Schiller a desarrollar lo absolutamente opuesto, y a odiar el método educativo de los jesuitas, los materialistas franceses e ingleses, y los empiristas. Y vio, en estas enseñanzas erróneas, la fuente del conflicto interno y el peligro de su época. Consideró como su gran tarea, superar este conflicto interno y recrear al hombre en el desarrollo armónico de todo su potencial. Decía él que todos los seres humanos tienen el potencial de hacerse genios, y el medio de lograrlo es el principio poético, porque tiene la clave de los secretos más íntimos del alma humana.

Schiller fue realmente el poeta de la Revolución Americana. De hecho, hasta llegó a considerar emigrar a los EU. En las Cartas sobre Don Carlos, uno de sus dramas iniciales, comentaba que de lo que trataba ese drama era realmente el tema más favorito de la década, o sea, los años de 1780, que fue el período en que acababa de tener éxito la Revolución Americana: la mayor libertad posible del individuo, junto con el mayor florecimiento del Estado.

Ustedes vieron ayer toda la escena del juramento de Rütli, y yo pienso que la similitud de estos dos conceptos es tan obvia, que realmente quiero alentarlos a todos a que vayan a casa y lean Don Carlos. Especialmente también porque, si se fijan, Schiller, debido al control oligárquico de su época, no podía escribir como lo hizo en Kabale und Liebe, donde verdaderamente atacó la venta de soldados hessianos a los británicos en la guerra de Independencia de los Estados Unidos, porque estaba proscrito, y tuvo que huir. Así que, traspuso estos temas, pero planteó las mismas ideas. Entonces, cuando habla en Don Carlos, en el famoso diálogo entre Posa y el rey Felipe II, estos son realmente los principios de la Revolución Americana. Y pueden ver que esta es una discusión poética muy poderosa del principio del imperio versus la república. Porque Felipe II, en esa época, representaba un imperio, en el cual nunca se pone el sol, pero que obviamente estaba gobernado por el miedo y la miseria total (ver recuadro de Don Carlos).


Don Carlos
Acto 5, Escena X4

Marqués de Posa: ¿Queréis plantar para la eternidad y sembráis la muerte? Obra tan forzada no sobrevivirá a su hacedor. Inútilmente habéis labrado. . .; en vano habéis reñido dura lucha con la naturaleza; en balde habéis sacrificado una gran vida regia a destructores de planes. El hombre es más de lo que creéis. Habrá de romper las largas ataduras del letargo y volverá a reclamar sus sagrados derechos. De nuevo Nerón y Busiris os pondrán los nombres. . ., y lo sentiré, pues erais bueno.

Rey Felipe: ¿Cómo estáis de eso tan seguro?

Marqués de Posa: (Con calor) ¡Por el Dios omnipotente! Sí. . ., sí, os lo repito. Devolvednos lo que nos quitasteis. ¡Dejad, generosamente, como el fuerte, que del cuerno de la abundancia fluya la dicha de los hombres! Espíritus maduran en vuestro edificio del mundo. Devolvednos lo que nos quitasteis. Y seréis entonces un rey de millones de reyes. (Acércase al Rey con osadía, mirándolo con fijos y ardientes ojos.) ¡Ojalá pudiese la elocuencia de todos cuantos de esta magna hora participan aflorar a mis labios y y hacer llamear ese rayo de luz que en vuestros ojos advierto! Renunciad a vuestro antinatural endiosamiento, que nos aniquila. Sed para nosotros un dechado de lo sempiterno y verdadero. Nunca. . ., jamás poseyó tanto un mortal, para emplearlo tan divinamente. Los reyes todos de Europa rindan parias al hombre español. Anticipaos a los reyes de Europa. Un plumazo de vuestra mano y la tierra se verá renovada. Conceded la libertad de pensamiento. . . (Arrojándose a sus plantas.)

Esta bella idea, "sé el rey de millones de reyes", con lo cual quiere expresar la idea de que haya igualdad al más alto nivel, no como la Revolución Francesa, donde "Liberté, Fraternité, Egalité", significaban en realidad lo que decía Robespierre: "La revolución no necesita científicos", y procedió a cortarles la cabeza a todos en la guillotina. No de ese modo jacobino, sino que haya igualdad al nivel más alto, en base a los derechos inalienables de todo el pueblo.

Schiller, antes que Lyn —algunos de ustedes recuerdan los viejos escritos de Lyn sobre "Los secretos que sólo conocen las élites"—, tenía realmente una obra exactamente como esa llamada Solón y Licurgo, donde discute los dos modelos: la bella ciudad Estado de Solón, Atenas, donde dice, este es el modelo republicano, en donde el propósito de la humanidad es el progreso, la perfección del hombre; versus Licurgo, en el Estado de Esparta, un modelo de sistema oligarca, donde el Estado, a primera vista, se ve muy bello y perfecto. Pero luego, dice, uno ve realmente que se sacrifica al individuo al Estado. Schiller dice: El Estado en sí nunca es el propósito. Sólo es importante en tanto condición para realizar el propósito de la humanidad. Y eso no es nada más que el desarrollo de todas sus potencias, el progreso.

El gobierno existe para las potencias del individuo

En la "Cuarta carta" sobre La educación estética, Schiller dice: "Todo hombre individual, puede decirse, lleva por predisposición y destino, un hombre puramente ideal dentro de sí, cuya gran tarea de su existencia es hacerlo concordar con su inmutable unidad en todas sus alteraciones".

Yo creo que esto es muy, muy importante, porque todo ser humano tiene dicho ideal en él, o en ella. Y actualizar ese potencial es la gran tarea de su vida. Ahora bien, la mayoría de la gente, recibe los famosos "dos talentos", y los entierra en su jardín, y no los desarrolla. Y luego, cuando muere, saca los mismos escasos dos talentos, y eso fue todo. Y Schiller, básicamente, dice: ¡No! ¡Tienes que desarrollar todas las potencialidades que hay en tí! ¡Todo! Tienes que forjar esa persona armoniosa y bella que eres en potencia, y hacerla realidad. Y sólo si toda la gente hace eso, puede funcionar el Estado. El Estado no funciona mediante la recomposición de algunas mayorías democráticas de idiotas subdesarrollados; el Estado sólo puede funcionar si todo ser humano desarrolla su pleno potencial. Y en consecuencia, dice, la mayor obra de arte es el desarrollo de la libertad política. Mediante el enoblecimiento de todos los individuos, que más y más gente se desarrolle a sí misma para representar el carácter de la especie, que el individuo se convierta en el Estado. Que el hombre del tiempo se enoblezca a sí mismo para devenir en el hombre de la idea.

Schiller, en las Cartas estéticas, que escribió cuando ya era claro que la esperanza de reproducir la Revolución Americana en Francia no era posible debido a que el Terror jacobino había destruido todo, se pregunta: ¿De dónde debe venir este cambio, si el Estado es corrupto y las masas degeneradas? Y da con esta respuesta sorprendente: Sólo puede venir mediante el gran arte.[1]

Ahora, "Los artistas", que se mencionó ayer como uno de los poemas traducidos por Marianna, es realmente uno de sus primeros poemas. Lo escribió bien entrado en sus 20 años. Pero, en mi opinión, es una de las celebraciones más bellas del hombre, y de sus facultades cognoscitivas. Will, quiero que recites la primera estrofa.

¡Qué bello estás, oh hombre, con tu palma de la victoria

En el declive del siglo

Con noble y orgullosa virilidad,

Con el ánimo abierto, en tu plenitud espiritual,

Lleno de tierna seriedad, en activa quietud,

El más maduro hijo del tiempo,

Libre por la razón, fuerte por la ley,

Grande por la benevolencia y rico por los tesoros,

El paso del tiempo aplacó tu alma,

Señor de la naturaleza que ama tus cadenas,

Que suscita tu fuerza en miles de luchas

¡Y bajo tu dominio se elevó resplandeciente del embrutecimiento![2]






Marianna Wertz

En esta estrofa inicial, ya tienen ustedes el germen de la composición entera. El "más maduro hijo del tiempo" se refiere a la imagen del hombre en ese momento histórico que estaba pleno de optimismo, y que refleja de la Revolución Americana. El hombre como el más alto ser de la Creación. "Señor de la naturaleza. . . Que suscita tu fuerza en miles de luchas. . . ¡Y bajo tu dominio se elevó resplandeciente del embrutecimiento!" Eso muestra el proceso de perfección que condujo a la situación presente.

En la segunda estrofa, que no se leerá aquí porque realmente es un poema largo, de 33 estrofas, Schiller demanda una autoreflexión, de que fue el arte lo que ayudó al hombre a vencer el deseo degradante; que el hombre es el único ser que tiene arte. Ningún otro ser, ningún otro ser viviente es capaz del arte. Will, por favor lee la tercera estrofa:


Sólo por la puerta oriental de la belleza

Te abriste paso en el país del conocimiento.

Para acostumbrarse al supremo esplendor

Se ejercita el entendimiento en la belleza.

Lo que con el sonido del arpa de las musas

Te penetro con dulce temblor,

Produjo en tu alma la fuerza

Que un día se elevó al espíritu del mundo.[3]






William Wertz

Esta es una idea interesante: "el país del conocimiento", lo puede alcanzar el hombre, "sólo por la puerta oriental de la belleza"; sólo mediante la belleza puede el hombre acceder al conocimiento. En un estado de infancia de la humanidad, cuando el hombre es todavía como un niño, cuando aún tiene cierta ingenuidad, pero una tremenda capacidad para el entusiasmo, por la alegría del descubrimiento, el hombre reacciona a la belleza en la naturaleza, y la recrea en el arte. Crea en él, el potencial de la razón. Por favor lee la quinta estrofa:


Ella, que en su majestad

Camina esplendorosa sobre las estrellas

Con una gloria de Oriones en torno al rostro

Y es contemplada sólo por los espíritus más puros,

La terrible y grandiosa Urania,

Abandonando de su trono en el sol

Y deponiendo su corona de fuego

Se nos presenta bajo el aspecto de la belleza.

Ceñida con el vínculo de la gracia,

Se hace niña para que los niños la comprendan:

Lo que recibimos aquí como belleza[4]

Se nos presentara un día como verdad.[5]





Miembro de las
juventudes larouchistas

La verdad, en esta fase del desarrollo es tan fuerte, tan brillante, que el hombre no puede verla directamente todavía. Pero la diosa de la verdad, según la mitología griega, Urania, se presenta como la belleza. "Lo que recibimos aquí como belleza/Se nos presentara un día como verdad". Sólo aquel que experimenta la belleza, especialmente cuando niño, desarrollará el potencial emocional para la verdad. Ahora bien, yo creo que eso es absolutamente cierto; y una de las grandes tragedias es la falta de belleza en la cultura estadounidense actual, y algunos niños simplemente no tendrán esperanza alguna si no cambiamos eso. Por favor lee la novena estrofa:


Entonces se escapó el alma bella

Libre del sueño de los sentidos,

Desencadenado por vosotros, saltó el esclavo

De la preocupación hacia el seno de la alegría.

Entonces cayó el sofocante límite de la animalidad

Y la humanidad se puso en marcha con la frente despejada

Y el sublime extranjero, el pensamiento

Surgió asombrosamente del cerebro.

Entonces se alzó el hombre,

Y mostró a las estrellas el rostro real,[6]





Jóvenes larouchistas
ejecutan una pieza de
Juan Sebastián Bach

Esto, entre otras cosas, es una polémica contra Hobbes y Locke. A nivel de la experiencia sensorial el hombre no es capaz de capturar el alma bella de la naturaleza; pero, la belleza de la naturaleza sugiere algo más. Mediante su ejemplo, despierta las facultades creativas en el hombre, inspira en él, por vez primera, la creación. Y produce más creaciones, y pronto, desarrolla una segundo nivel, superior, de arte. En la estrofa 14, dice:


Al punto se agolparon los bárbaros asombrados

Ante las nuevas creaciones.

¡Mirad, exclamaban las masas satisfechas,

Ved lo que el hombre ha hecho![7]

La autoconciencia sobre las facultades creativas del hombre crece. La visión de la belleza tiene un efecto enoblecedor, y el hombre es feliz por su creciente capacidad de pensar. Ahora, Will, por favor lee toda la cita desde "el alma bella, libre", hasta "el variopinto valle":


Entonces se escapó el alma bella

Libre del sueño de los sentidos,

Desencadenado por vosotros, saltó el esclavo

De la preocupación hacia el seno de la alegría.

Entonces cayó el sofocante límite de la animalidad

Y la humanidad se puso en marcha con la frente despejada

Y el sublime extranjero, el pensamiento

Surgió asombrosamente del cerebro.

Entonces se alzó el hombre,

Y mostró a las estrellas el rostro real,

Pero más alto, hacia alturas más elevadas,

Se alzó el genio creador.

Ahora se ven nacer creaciones de las criaturas,

Armonías de las armonías. . .

El mundo regido por la diligencia,

El corazón del hombre movido por nuevos impulsos

Que se baten en una ardiente lucha,

Ensanchan el círculo de vuestra creación. . .

El hombre que progresa extiende consigo

Agradecido el arte con un sublime impulso,

Y nuevos mundos de belleza surgen

De la naturaleza así enriquecida. . .

Que el hombre desencadenado piense ahora sus obligaciones,

Ame las cadenas que le dirigen,

Ya no le doblegue ningún acaso con férreo cetro,

A esto debéis vuestra eternidad. . .

Si por los libres caminos del pensamiento

Camina ahora el investigador con audaz alegría

Y, presa de la embriaguez que canta victoria,

Con mano ligera arrebata ya la corona;

Si con el escaso salario de mercenario

Cree poder pagar al noble guía,

Y cerca del ansiado trono concede al arte

El primer puesto entre sus esclavos: perdonadle. . .

Cuando haya ascendido con vosotros a una colina

Y a su vista se le muestre, de una vez,

En suave crepúsculo, el valle variopinto.[8]

Alegría, raciocinio, creatividad, amor, crecen en creaciones cada vez más perfectas y se siguen uno a otro. El campo de la creación se expande, y con él, la capacidad del hombre para lo bello aumenta. El arte enriquece todas las áreas del conocimiento humano, y a su vez, se enriquece mediante los nuevos descubrimientos creativos en la ciencia y la cognición. Pero, cuando el científico trata de agarrar la corona, Schiller interviene y dice: La ciencia no sustituye al arte a partir de cierto momento. No hay división entre las ciencias naturales y las sociales. La verdad está en la unidad del arte y la ciencia. Las leyes del universo son eficaces en todas las áreas, y fue sólo por falta de desarrollo que los científicos pensaban lo contrario. Schiller apela a los artistas: queda en sus manos, si la dignidad del hombre sube o baja. Ahora quiero, Will, que leas este pasaje sobre los artistas, y luego la última estrofa:


La dignidad del hombre ha sido puesta en vuestras manos,

¡conservadla!

¡Ella se hunde con vosotros! ¡Con vosotros se alzara!

La magia sagrada de la poesía

Sirve a un sabio plan del universo,

Silenciosamente conduce al océano

De la gran armonía

Hijos libres de la madre más libre,

Elevaos con rostro imperturbable

Al trono luminoso de la sublime belleza,

No ambicionéis otras coronas.

Las hermanas que aquí os han desaparecido,

Buscadlas en el seno de la madre;

Lo que las almas bellas consideran bello,

Ha de ser perfecto y excelente.

Alzaos con audaz vuelo

Por encima de vuestro tiempo;

Refléjese ya en vosotros

El siglo venidero.

Por los miles de enredados senderos

De la rica diversidad,

Salid al encuentro unos de otros

Hacia el trono de la suprema unidad.

Como se rompe graciosamente la blanca luz

En siete dulces rayos,

Como se funden en la blanca luz

Los siete rayos del arco iris:

Multiplicad así vuestro juego de claridad

En torno a la mirada fascinada,

Retornad así al vinculo de la verdad

Al único torrente de la luz.[9]





Nick Walsh, miembro de las
juventudes larouchistas, haciendo
una lectura de Schiller durante
la Conferencia










Jóvenes larouchistas
durante una exposición de ciencia









Un grupo de jóvenes larouchistas
cantan el espiritual "OH Freedom"
(¡Oh libertad!)

Esta es una expresión poética de que la verdad, la belleza, la ciencia, la razón, son todas una y la misma cosa. Lo bueno es que Schiller escribió una amplia correspondencia sobre cómo hizo este poema, lo cual nos permite penetrar el propio pensamiento del poeta, cuando escribe a su amigo Christian Gottfried Körner, quien fue uno de sus patrocinadores, y quien lo invitó, en 1785, a Dresde. Y este período de la vida de Schiller fue realmente el más armonioso y sin problemas. Escribió la Oda a la alegría, Las cartas filosóficas, Los artistas, y este fue realmente un período en el que fue muy, pero muy, feliz.

Uno puede educar sus emociones

En este período, Schiller se empeñaba en definir una teoría estética clásica, una noción de la belleza basada en la razón. El 25 de diciembre de 1788, le escribió a Körner: "Toda belleza se resuelve a la larga en la verdad general. Estoy convencido de que, si no se demanda de una obra de arte más que la belleza, automáticamente satisface todas las demás exigencias, por su intercesión. No obstante, si uno trata de encontrar un acomodo entre la belleza y la moralidad, o algo más, uno puede arruinar a ambas". Yo creo que este es un principio muy importante, ¡porque todo arte debe ser bello! Si no es bello, ¡no es arte! No debería llamarse así.

Esto se expresa mejor en la última estrofa de Los artistas. Le escribió a Körner: "La idea principal es disfrazar la verdad y la moralidad en la belleza. Es una alegoría. Yo inicio el poema con 12 líneas con una presentación del hombre en su perfección presente. A partir de esto, desarrollo cómo fue su cuna. Cómo el arte ha preparado la cultura científica y moral, lo cual no es la meta, sino únicamente el segundo nivel. Aun así, los científicos y los pensadores se ponen prematuramente la corona sobre sus cabezas, y le dan al artista un lugar por debajo de ellos. La perfección del hombre se disuelve de nuevo en la belleza, sólo cuando la ciencia deviene en arte".

Körner le respondió con entusiasmo cuando vio todo el poema: "Ahora le puedes pedir a todos los poetas de Alemania que escriban algo semejante. En términos de la riqueza de las ideas, esto no tiene paralelo". Schiller le respondió a Körner: "Un poeta ordena las pasiones, las acciones, y los destinos, de los que el hombre en la vida real no siempre puede seguir ni tener una visión global, de acuerdo con las normas del arte. El hombre aprende a través del arte, a proyecter estas relaciones artísticas a la situación real. Su sentido de armonía, de este modo, se educa con el arte, de tal modo que ya no se contenta con fragmentos incompletos". Esta es la misma idea que tiene Schiller, de hecho, en La educación estética del hombre, y también en Sobre la gracia y la dignidad, donde dice: "La gran tarea del hombre, es devenir en un alma bella; una persona para quien la libertad y la necesidad, la pasión y la razón son lo mismo. Uno tiene que educar sus emociones en el nivel de la razón".


El Coro del Movimiento de Juventudes Larouchistas canta el espiritual "DeepRiver" (Río profundo)
(Conferencia del Instituto Schiller Febrero de 2003)

Yo creo que esto es muy importante, porque generalmente se acepta que la gente debe educar su mente, que debe estudiar cosas, y saber cosas. Pero es muy poco conocida la idea de que puede educar sus emociones del mismo modo. Que las pueden capacitar, que las pueden hacer más sensibles, más elaboradas. Y esta, especialmente, fue la controversia de Schiller con Kant, quien había publicado sus diversas Críticas a principios de la década de 1790 —Crítica de la razón, Del juicio, y demás—, en las que Kant planteaba que, el arte en el cual no puede verse el plan del artista, que consiste simplemente de un arabesco accidental que alguien hecha sobre la pared, sería más artístico que una obra en la que puede verse el gran diseño del artista.

En el área moral, Kant decía que la guía del comportamiento moral es el "imperativo categórico"; que nadie debiera comportarse de una forma tal, que no quisiera que otros se comportaran con él. Schiller decía que eso es terrible, porque si hay un hombre para quien la razón y las emociones están en contradicción (y según Kant, si quieres ser moral, tienes que decirle a tus emociones ¡cállense!, básicamente suprimirlas, y "¡cumplir con tu deber!", porque tu no quieres que se porten así contigo), eso sería horrendo. Este tipo Kant debe haber tenido una infancia terrible, por lo cual sale con esas ideas. Sólo escribe para esclavos, y no para nosotros, las almas bellas. Porque debiera ser posible desarrollar tus emociones, de tal forma que puedas confiar ciegamente en ellas.

Lo que escucharon ayer en la bella declamación y del Buen samaritano de Kallias. La quinta persona, que sigue su instinto ciegamente, porque ha educado sus emociones de tal modo que puede confiar ciegamente en ellas, esa es un alma bella.

La belleza y la verdad

Que la belleza y la verdad, ciertamente, son absolutamente fundamentales, no sólo lo ha dicho Lyn muchas veces, sino que el otro pensador destacado de nuestro tiempo, el Papa, en un mensaje a Rimini el año pasado, escribió lo siguiente: "En nuestro mundo, con frecuencia, existe el pensamiento de que la verdad yace fuera del mundo del arte. La belleza sólo le atañería al sentimiento, y sólo sería una fruta dulce, frente a leyes eternas que gobiernan al mundo. Pero, ¿es realmente así? La naturaleza, las cosas, los seres humanos, verdaderamente pueden pasmarnos con su belleza. ¿Cómo podría uno, por ejemplo, no ver algo en el crepúsculo, en las montañas, en la infinidad de los océanos, en los rasgos de un rostro, que nos atraiga y nos invite a proundizar el conocimiento de la realidad que nos rodea? Tales reflexiones llevaron a los pensadores griegos a la idea de que la filosofía nació del asombro, nunca aparte de la gracia de la belleza.

"Hasta eso que escapa al mundo sensorial, posee una belleza íntima, que toca la mente y nos llena de admiración. Sólo piensa en la poderosa atracción mental de un acto de justicia, de un gesto de perdón, o el sacrificio por un alto ideal vivido feliz y generozamente.

"En la belleza, la verdad se revela a sí misma. Nos atrae, con la simpatía inequívoca que viene de los altos valores. De este modo, las emociones y la razón podrían unirse radicalmente en sus exigencias al hombre. La belleza posee su propio poder pedagógico, el cual nos conduce a la cognición de la verdad".

Y el cardenal Ratzinger escribió para la misma reunión, que: "Ya Platón y Agustín pusieron de relieve que la belleza no tiene nada que ver con el esteticismo superficial, sino que la belleza es saber, una forma superior de conocimiento, porque enfrenta al hombre con la grandeza plena de la verdad. De este modo, abre los ojos del alma".

Para mi esta es una idea muy bella, que deben abrirse "los ojos del alma". Un puede ver esto, por ejemplo, en la música de Bach, que sólo pudo haber nacido de la potencia de la verdad, que deviene en realidad en la inspiración del compositor.

Por lo tanto, la verdad, la belleza, la razón, el amor y el bien, no son posibles, uno sin el otro. Y es por esto que esta discusión es tan importante hoy día. Porque, sin no se cambia a la gente, y se les hace bella, y quiero decir, no la belleza arquitectónica del tipo de la modelo de los cosméticos Revlon, sino la belleza íntima del alma; que si no se hace a la gente más bella, frente a esta gigantesca crisis mundial, ¡el mundo no sobrevivirá! Porque tiene un motivo, el porqué hemos llegado a este punto. El Estado nunca es mejor que sus ciudadanos.

Ahora nos encontramos en la cuenta regresiva hacia la guerra, en una crisis global, el derrumbe sistémico está en marcha. Hay tremenda espaeranza y potencial, porque la alianza de Alemania, Francia, Rusia, China, es más profunda que simplemente la oposición a la guerra. De hecho, Putin, ahora mismo, trata de recrear las ideas del conde Witte, la idea del triángulo entre Rusia, Alemania y Francia. Hay otro triángulo, Rusia, China e India. En los EU tienen la campaña de Lyn, y todos estos son elementos de la situación mundial. Pero, necesitamos un renacimiento cultural.

Toma a pecho los problemas de la humanidad

Ayer escucharon, en las Cuatro canciones serias [de Johannes Brahms], el planteamiento, "lo que ocurre bajo el sol"; y yo quiero que ustedes realmente estudien a Schiller, y la educación de sus emociones. Porque si no toman la miseria, "lo que ocurre bajo el sol" en este mundo, a pecho, ¿quién lo hará, y quién debe hacerlo? Estuvimos en India; estuvimos en Calcuta, y les digo, no podía respirar, porque hay tres millones de personas viviendo en las calles, en condiciones. . . ¡Pobreza!

¡Yo pensaba que sabía lo que era la pobreza! La vi en África, la vi en Latinoamérica. Pero, en Calcuta, la pobreza es cuando la gente vive en la calle, con una comida al día, un pequeño espacio en la acera, del tamaño de una toalla; en el polvo, entre el excremento humano y las heces; cocinando en medio, sin espacio. Con 100 personas en un cuarto así de grande. Lleno de polvo, viviendo en el frío, viviendo en el calor de verano de 50 grados centígrados. ¡Tres millones de personas! ¡No debiera ser!

Es decir, hay un nivel de pobreza en este mundo que nadie debiera aceptar. Y yo creo que es sólo cuestión de educar sus emociones, que tomen a pecho todo problema "bajo el sol", y no permitir que esto continúe.

Lo que tenemos que hacer, es combinar la hermosa idea de la ciencia, del progreso científico, con las ideas poéticas, con la idea de un renacimiento cultural. Krafft Ehricke, que fue un científico, que fue la persona decisiva para desarrollar el cohete Saturno, con el cual se realizó el proyecto Apolo en el período de Kennedy; bueno, fue un científico que abrió camino. Murio de cáncer. Y en los últimos meses de su vida hablé con él en persona muchas veces, lo mismo que por teléfono. Y él decía que, aunque estaba totalmente a favor de la ciencia, que creía absolutamente que el progreso infinito era posible, había llegado a la conclusión de que no es el problema de la ciencia por lo que el hombre tiene problemas, sino que esta ciencia no está combinada con la educación humanista, con el desarrollo de la mente como lo describen Schiller, Humboldt, y demás, y por eso colaboró con el Instituto Schiller en la fase final de su vida. Eso es lo que Schiller quiere decir con, "los científicos no deben tomar la corona tan rápido; sino que la ciencia y la poesía deben andar juntas".

En mi opinión, Schiller, para los EU, ahora mismo, para sanar el alma del pueblo estadounidense, es el pensador y poeta más importante que posiblemente puedan estudiar.

Ayer la discusión fue: ¿es el movimiento de juventudes solamente un truco para doblarles el brazo a los estúpidos sesentiocheros, y para patearles el trasero? Y obviamente, no es así. El Movimiento de Juventudes LaRouchistas es importante para acabar, de una vez por todas, la condición desgraciada de la humanidad, donde no todo ser humano desarrolla su pleno potencial. Me gustaría que el Movimiento de Juventudes LaRouchistas adoptara la idea de la belleza. Y si dicen: "Crearemos un nuevo Renacimiento, donde cada uno de nosotros no tenga mayor ideal que el de convertirse en un alma bella". Entonces ya la hicimos.









[1] J.Ch. Friedrich Schiller: Teatro completo. Traducción del alemán por Rafael Cancinos Assens y Manuel Tamayo; (Aguilar S.A. de Ediciones. Madrid, España, 1973)

[2] Poesía filosófica de Federico Schiller. Traducida del alemán por Daniel Innerarity. Ediciones Hiperión, S.L.; (San Sebastián de los Reyes, Madrid, reimpresión de 1998).

[3] Ibid.

[4] Schiller: Teatro completo, opus cit.

[5] Poesía filosófica, opus cit.

[6] Ibid.

[7] Ibid.

[8] Ibid.

[9] Ibid.

El Instituto Schiller agradece su apoyo. Su colaboracion nos ayuda a publicar la Revista Fidelio, y también para organizar conciertos, conferencias, y otras actividades que representan intervenciones en la vida politica y cultural en este país y en el mundo

schiller@schillerinstitute.org

PO BOX 20244 Washington, DC 20041-0244
703-771-8390 or 888-347-3258

Copyright Schiller Institute, Inc. 2001. Todos los derechos reservados